Cuidados básicos de la piel

La piel es el órgano más extenso que tiene nuestro cuerpo y requiere de ciertos hábitos saludables para mantenerlo en óptimas condiciones.  A continuación encontrarán los 6 pasos para una rutina de cuidados básicos de la piel:

1. Pre-limpieza

Consiste en retirar el exceso de maquillaje en el caso de las mujeres, o en el caso del hombre el exceso de impurezas, contaminación, sebo o productos previamente aplicados en el rostro como filtro solares o hidratantes, esto abre el camino para realizar posteriormente una adecuada limpieza de la piel. Generalmente para este paso se utilizan aceites faciales, leches limpiadoras o agua micelares, esto es dependiendo del tipo de piel.

2. Limpieza

En este paso nos concentramos en retirar el resto de sustancias que han podido quedar del paso anterior realizando una limpieza exhaustiva de toda la piel.  Estos productos tienen diferentes características adaptadas a cada tipo de piel desde los limpiadores sin detergentes hasta los limpiadores que no requieren  enjuague, cada tipo de piel requiere una presentación especial.

3. Exfoliación

El proceso de utilizar gránulos y partículas diseñadas sin bordes cortantes, realizando un masaje suave en toda la superficie donde el producto ha sido aplicado remueve de forma adecuada las células muertas superficiales permitiendo que los productos hidratantes, despigmentantes o anti-envejecimiento penetren mejor en la piel tratada. No es recomendado el uso de sal, azúcar, avena, café para exfoliar la piel, debido a que el tamaño de las partículas y sus bordes no son los adecuados y pueden causar pequeños traumas en la piel como laceraciones.

4. Tonificación

Es un proceso donde se aplica una sustancia que vigoriza la piel, anteriormente se usaban los astringentes para eliminar el resto de grasa que queda en el rostro después de la limpieza, pero estos dejaban una sensación de tensión en el rostro. Con el paso del tiempo y la evolución de la industria dermocosmética, los tónicos faciales hoy en día tienen diferentes funciones y la elección del producto adecuado se ve depende de la necesidad de la piel. Existen tónicos que además de vigorizar la piel y prepararla para los siguientes pasos también pueden seborregular, calmar, hidratar, descongestionar, entre otros.

5. Hidratación

La piel pierde agua durante el día a día y esta debe ser repuesta. Un hidratante adecuado es aquel que brinda el grado de hidratación necesario sin empeorar condiciones establecidas o predisponer a nuevas condiciones. Este no debe causar ardor o incomodar al momento de aplicarlo, por lo tanto las características de los hidratantes serán escogidas dependiendo de las condiciones de la piel y de los efectos y beneficios que queremos además de la hidratación misma. Los beneficios pueden ser rejuvenecimiento, despigmentación, control de la grasa, disminución de lesiones de acné, etc.

6. Fotoprotección

Teniendo en cuenta que uno de los principales factores que causa, desencadena y empeora muchas condiciones de la piel, es la radiación solar. El uso de fotoprotección es importante e incluso obligatorio para prevenir el cáncer, retener el proceso de envejecimiento y evitar las recaídas de algunas condiciones de piel empeoradas por el sol. Los filtros solares deben ser escogidos con el fin de brindar no solo la fotoprotección adecuada sino también para mejorar las características de la piel dependiendo de la elección de la cosmética del filtro solar, es decir, para pieles acneicas se elegirán filtros que regulen la grasa, matifiquen y controlen los brotes de acné y para las pieles secas y sensibles se elegirán filtros que hidraten y calmen la piel.