Tipos de piel

La piel posee características funcionales que son diferentes para cada persona. Dichas características son: grado de producción de sebo, grado de hidratación, grado de tolerancia a sustancias aplicadas, existencia de descamación y grado de rojez. Cada persona tiene diferentes combinaciones y grados, teniendo como resultado los tipos de piel.

En ese orden de ideas, cada tipo de piel requiere de productos específicos que le permitan mejorar y tratar cada una de sus alteraciones, no empeorarlas y mantener las características saludables. Y es con esta primicia que no todos los productos que son buenos para una persona lo serán para otra persona, la evaluación de cada tipo de piel es importante para elegir de forma adecuada desde el limpiador para lavar el rostro en la mañana, hasta los tratamientos nocturnos para tratar condiciones de piel.